Protección Energética para el fin del mundo

Escrito por Víctor Fernández Casanova el . Publicado en Artículos

El año 2012 se acerca peligrosamente y muchos se preguntan si realmente viene la hecatombe final, el dramático castigo de la humanidad largamente anunciado por cientos de profecías, religiones, sectas, médiums y demás personas que han sentido la necesidad de compartir sus visiones, en un intento por avisar a los demás de que algo oscuro y peligroso se cierne sobre nosotros.

Si nos remontamos a los tiempos de la antigua Atlántida, el período de la Lemuria que tantas historias ha suscitado e incluso antes, a las guerras en Lira o Rigel, guerras celestiales entre ángeles más allá de los cielos de Orión, antes incluso que la Humanidad fuera tan solo un pensamiento en la mente del Creador, podríamos tomar conciencia de nuestra pequeñez e insignificancia, pero al mismo tiempo darnos cuenta de que somos tan maravillosos como divinos y que todo forma parte de un plan maestro, que la vida jamás se detendrá y que continuaremos existiendo eternamente en un ciclo de cambios sin fin, que nos llevará a entender que las cosas que existen están hechas de Amor y Alegría y que nosotros, somos la expresión viva de ese Amor.

Sin embargo, el miedo se extiende gracias a la información o más bien, desinformación con la que constantemente nos bombardean los medios. Vivimos en un planeta que al igual que nosotros, tiene sus ciclos vitales y cada mucho tiempo, a medida que crece, madura y envejece, se reajusta a la nueva vibración energética planetaria para seguir siendo lo que es. Estos cambios en ocasiones son catastróficos sin duda para sus habitantes, pues acabaron con la vida en la Tierra en varias ocasiones, a base de glaciaciones, terremotos y similares situaciones a las que hasta ahora, la humanidad no ha tenido que enfrentarse nunca demasiado en serio.

Nuestro pequeño planeta flotando en mitad del gran vacío cósmico, es apenas un grano de arena comparado con la inmensidad del vasto universo y nosotros, que estamos sometidos a la suerte del destino, bastaría que un simple meteorito despistado, se estrellará contra la Tierra para desaparecer sin más, sin poder evitarlo.

Pero eso es algo que no depende de nosotros, no está en nuestras manos el poder evitarlo y por tanto, es absurdo asustarse por la remota posibilidad de que esto pueda suceder algún día.

Sin embargo, tomar conciencia de que todo está en constante cambio, que todo lo que existe, está llamado a desaparecer o transformarse, que nuestras vidas son tan fugaces como el pensamiento y que la certeza de la muerte, lo único verdaderamente cierto a lo que todos nos tenemos que enfrentar, nos ofrece la oportunidad de despertar y enfocar nuestras vidas en el aquí y el ahora, es algo a lo que si deberíamos prestarle atención y tener en cuenta.

Cuando entendemos desde el corazón que realmente solo existe un eterno presente y que no podemos dejar pasar el tiempo sin más, que nosotros somos los únicos responsables de nuestra realidad, que vamos a morir en cualquier momento y que no sabemos cuando va a ser, que es posible que exista una continuidad tras la muerte pero también es posible que no, pues todo se basa en la fe y nada hay comprobado en realidad…entonces se nos plantean más dudas y más miedos. Y ¿qué podemos hacer?

Y la respuesta es tremendamente sencilla: hemos nacido para Ser y Expresar la fuerza del Amor y la Alegría. Ser Felices, en definitiva. Y si morimos en paz y llenos de Amor y Alegría, sea cual sea la respuesta a la vida tras la muerte, el resultado será bueno. Pero si morimos mal, haya o no haya vida después, no lo vamos a pasar muy bien.
En todos mis cursos siempre planteo estás cuestiones:

  • ¿Podrías morir ahora mismo y te irías en paz? ¿o tienes cuentas pendientes por resolver?
  • ¿Has cumplido tus sueños o estás pasando por la vida sin más? ¿cuáles son esos sueños e ilusiones?.
  • ¿Eres Feliz? ¿Te sientes Amado/a? ¿Te amas a ti mismo/a?

Os propongo un ejercicio ahora mismo, en apenas un instante: haz una lista de las cosas que tienes que resolver antes de morir (conflictos personales, ciclos del pasado que no se cerraron, pedir perdón y perdonar, aprender a decir No o a decir Si…) y de las cosas que te gustaría hacer (viajar a algún lugar, saltar en paracaídas, hacer algo “único”…). Imagina que tu Dios te concede esos deseos, así que escríbelos en un papel, así como mínimo, tomarás conciencia de ello y empezarás a crear tu realidad.

El tiempo de aprender a base de sufrimiento ya ha pasado a la historia. Es tan solo nuestra elección el hecho de vivir sufriendo o vivir intensamente disfrutando cada sorbo de vida con alegría. Y así como vivimos, moriremos. Tal vez os estáis preguntando a estas alturas, que tiene que ver todo lo expuesto anteriormente con las Técnicas de Protección Energéticas, sin embargo también veremos que precisamente, las causas del sufrimiento y sus efectos tienen mucho que ver con todo lo dicho hasta ahora.

Sabemos que las causas del sufrimiento y del caos al que la humanidad se está dirigiendo, tiene mucho que ver con la manera en la que hemos aprendido a gestionar nuestros estados mentales y emocionales. Hemos avanzado tecnológicamente de forma espectacular en los últimos años, sin embargo, hemos retrocedido también de forma brutal en lo relativo a nuestra capacidad innata para ser Felices y expresar la Luz. La humanidad entera se convulsiona en guerras, conflictos y demás manifestaciones de nuestro lado oscuro.

La envida está a la orden del día, odios y manipulaciones emocionales que influyen en las masas, millones de personas que viven su día a día sin cuestionarse absolutamente nada, solo se dejan llevar por el momento y tanto el rico como el pobre, comparten sentimientos de insatisfacción vital, mediocridad existencial y aburrimiento social. Falta Alegría y Pasión por la Vida. Faltan los valores tradicionales que siempre han cuidado de nuestra salud mental, emocional y espiritual.

La humanidad como especie ha sufrido ya dos grandes caídas que la ha llevado al punto de la extinción. Pero milagrosamente seguimos aquí. Ahora mismo las diversas profecías nos advierten de la tercera caída de la humanidad.

Dicen que ángeles y demonios se han retirado ya y se limitan a observarnos desde arriba, cual espectadores observando el resultado de su trabajo. Los humanos no tenemos ya la protección angelical de siempre, en cierto modo estamos desamparados y ahora nuestro destino depende únicamente de nosotros. Tal como los padres dejan a sus hijos volar, así ahora a nosotros nos toca volar y ver como lo hacemos. Todo depende de nosotros y nuestras decisiones. Contamos con el apoyo de espíritus-guía, pero no con protección angelical, ni tampoco con la influencia negativa de los demonios. Hemos crecido y ahora toca resolver las cosas por nosotros mismos, asumiendo la responsabilidad de nuestras acciones.

El Buda histórico nos dijo que la humanidad experimentaría tres grandes etapas en la expansión del Dharma (las enseñanzas que nos llevan a la iluminación).  La primera etapa se la conoce como el período del “Dharma Verdadero”, esta etapa duró mil años tras la muerte del Buda y durante la misma, las enseñanzas estaban al alcance de todos y la iluminación era alcanzada por todos.

La siguiente etapa, fueron los mil años siguientes y se llamó “el Dharma Aparente”, en esta la enseñanza se practicaba pero muy pocos alcanzaron el despertar.

Y la actual etapa, que empezó en el año 1054 de nuestra era y durará diez mil años, se llama “el Dharma Decadente”, es una etapa en la que las enseñanzas están al alcance de todos, pero nadie las práctica y nadie se ilumina…
Y realmente es lo que está pasando. Tenemos acceso a toda la sabiduría y enseñanzas de los grandes maestros de siempre y otros muchos actuales, sin embargo, vivimos completamente ajenos, despreciando los tesoros de sabiduría y conocimientos a los que tenemos acceso, cuya observancia y práctica nos llevaría a tener una vida feliz y sana, a convertir nuestro mundo en un lugar maravilloso donde crecer y vivir expresando el Amor y la Alegría. Sin embargo, vemos todos los días que lo hacemos al revés y que a la gran masa ignorante, le interesa más el futbol y los devaneos amorosos de la prensa rosa, que no la realidad social que a todos nos afecta.

Dudo mucho que la tercera caída de la humanidad venga a consecuencia de catástrofes apocalípticas, sino que podría venir a consecuencia de nuestra propia degeneración interior, el caos de nuestros estados emocionales y mentales que nos alejan radicalmente de nuestra esencia original y que está convirtiendo nuestra sociedad en un lugar donde no es agradable vivir.

Así que algunas personas nos planteamos muy seriamente pasar a la acción y cambiar las cosas, para transformar este mundo caótico en un lugar hermoso, sano y seguro. Sinceramente, quiero que mis hijos crezcan en un paraíso y no que tengan que aprender karate emocional para defenderse de la violencia y maldad de los ignorantes.

Para realizar ese cambio, debemos tomar conciencia y asumir un compromiso con nosotros mismos, tomando la decisión de dedicar nuestros esfuerzos a sanar nuestras vidas y a ser felices. Aquello en lo que te entrenas, te convierte en Maestro. Así que vamos a entrenarnos para ser Maestros de la Felicidad y así ayudar a expandir esa Felicidad para el beneficio de todos, empezando por nosotros mismos.

Las Técnicas de Protección Energéticas, os proponen en una primera etapa aprender a gestionar los propios estados emocionales negativos que tanto dolor nos causan, liberándonos de miedos, culpas, apegos y patrones destructivos diversos…aprender a gestionar los pensamientos, que se convierten en acciones y que son determinantes de la realidad que vivimos en nuestro día, cambiando pensamientos hostiles por positivos y creadores de esa nueva realidad que queremos. También aprender a vivir la vida que realmente quieres vivir, a descubrir quién eres, que eres y como eres, aceptándote a ti mismo y atreviéndote a mostrarte al mundo tal cual, porque solo así podrás ser Tú y ser Feliz.

Hecho esto, conseguido esté primer objetivo, liberados de tanto peso y volando alto y rápido, hay mucho más por aprender…el conocimiento es inmenso y una sola vida no basta para ello. En el campo de la espiritualidad, desarrollar habilidades psíquicas o “poderes”, no tiene nada que ver con estar “elevado”, sino que es el nivel de Amor y Felicidad lo que determinará nuestro grado de evolución y lo que nos abrirá las puertas del Cielo, cuando llegue el momento final.

¿Cómo quieres morir? En paz y satisfecho tras una vida Feliz, llena de Amor, Éxito y Prosperidad…o asqueado de todo, sufriendo y harto hasta de ti mismo/a…La buena noticia es que esta decisión solo depende de ti y de cómo actúes desde este momento hasta el final. Y todos podemos conseguirlo, pues es más fácil de lo que pensamos y el regalo es una Vida Prospera y Feliz, una Expansión de la Conciencia y un Despertar Espiritual.

Víctor Fernández.
Presidente de la Federación Europea de Reiki Profesional.
Reiki Europa Team SL.

blog comments powered by Disqus

Federate y forma parte de la FERP

La Federación Europea de Reiki Profesional, tiene como misión prestar Servicio a sus miembros y federados.

Sé parte de las actividades que la FERP organiza para expandir el Reiki

La FERP, te informará de todas las acciones posibles para que nos ayudes a lograr nuestro objetivo.